tener sexo en la primera cita
Tener sexo en la primera cita: consejos y precauciones

En un mundo cada vez más libre en cuanto al sexo, es bastante habitual que cualquier persona valore la posibilidad de tener un encuentro sexual durante la primera cita con alguien. La opción es personal y para nada cuestionable. Sin embargo, sí es necesario tener en cuenta ciertos consejos y precauciones a la hora de pensar en el sexo en la primera cita.

Toma nota de algunos consejos para poder disfrutar del sexo con toda la seguridad y la tranquilidad necesarias.

¿Es aconsejable tener sexo en la primera cita?

Mantener relaciones sexuales tras la primera cita puede ser fruto de una decisión tomada previamente o de un momento puntual de deseo por ambas partes. En ambos casos, es importante pensar en que esta práctica está cada vez más extendida, y que no debe suponer ningún tipo de remordimiento para quienes lo llevan a cabo.

Que sea aconsejable o no, puede depender de las expectativas sobre la relación y sobre la otra persona. Pero lo más importante es asegurarse de que se quiere hacer y que no exista presión u obligación por ninguna de las dos partes.

Ventajas e inconvenientes del sexo en la primera cita

En el lado de las ventajas de tener sexo en la primera cita, destaca la posibilidad de obtener placer de un encuentro casual y sin complicaciones, sin expectativas y sin que entren en juego los sentimientos o los compromisos. Además, una relación sexual satisfactoria en un primer momento, aumenta las opciones para tener encuentros futuros y para que las citas se alarguen en el tiempo, si es que es la intención de la pareja.

En cuanto a los inconvenientes, es posible que la falta de confianza e intimidad con la pareja en una primera cita hagan que el encuentro sexual resulte algo incómodo y poco natural. Esto dependerá en gran medida de la personalidad de cada uno y de la capacidad de desinhibición que tenga, pero es algo más a tener en cuenta. En este sentido, también es posible que en uno de los dos se produzcan falsas ilusiones de que la relación sea más de lo que es, por eso hay que tener muy claro lo que se espera de un encuentro sexual casual y de lo que espera la otra parte.

Consejos para llegar a la cama en la primera cita

Si esperas llegar a la cama con tu pareja en una primera cita, hay algunas señales que debes enviar desde el principio, y cierta actitud que debes mostrar.

  • Para empezar, procura prepararte para el objetivo marcado, utiliza ropa interior sexy, aséate y depílate o aféitate, y vístete también para la ocasión. Cuanta más confianza tengas ti mismo o en ti misma, más fácil será que la otra parte lo perciba.
  • Escoger un lugar adecuado para la cita es otro de los consejos que puede afectar a la percepción de la otra persona. Una de las mejores alternativas es la de acudir a un restaurante a cenar, aunque existen otras opciones menos clásicas que pueden ser también un éxito.
  • También puedes procurar que las conversaciones sigan una senda íntima. No se trata de hablar a la fuerza de sexo o de hacer preguntas demasiado personales, pero sí de que exista una apertura de mente hacia cualquier tema. Y procurar elevar la temperatura con algunas indirectas sutiles.
  • Romper la barrera física ayudará a intimar más rápidamente. En este punto hay que tener cuidado, porque no sabrás lo que la otra persona considera o no apropiado, pero una pequeña caricia en un brazo, o acercarse para hablar pueden ser acciones adecuadas para captar la atención de la otra persona.

Precauciones durante las relaciones en la primera cita

Si todos los consejos anteriores te llevan efectivamente al lugar que esperabas, todavía hay algunas precauciones que debes tomar para que todo salga bien y sin ningún inconveniente.

  • En primer lugar, hay que tener muy claro que ninguna de las dos personas debe hacer nada que no quiera por presión externa. Empezando por el propio encuentro y terminando por cualquier práctica que no le resulte agradable. Mantener una actitud positiva y la mente abierta puede ayudar a disfrutar más de este momento, pero nunca se debe hacer algo si no existe el deseo y el consentimiento mutuo. Por ejemplo, una opción a tener en cuenta es la de incluir juguetes sexuales en la relación, algo que podría pasar desapercibido en una primera cita, pero que también puede ser muy estimulante.
  • Por otro lado, es imprescindible proteger la salud propia y la de la pareja utilizando métodos de protección adecuados, especialmente el preservativo. Más allá de la posibilidad de que ocurra un embarazo no deseado, es la mejor barrera para evitar el contagio de multitud de enfermedades de transmisión sexual. Algunas de ellas muy peligrosas. Por eso no puede faltar en ningún caso el uso de estos elementos.
  • Comunícate con tu pareja. Ninguno de los dos conoce bien al otro, por eso es imposible saber qué le gusta o qué no. La comunicación es básica para que la relación sea satisfactoria y para que ambas partes disfruten, con independencia de llegar al orgasmo. Preocúpate de que la otra parte también disfrute, pero no olvides nunca tu propio placer, juega y déjate llevar sin pensar demasiado en nada. Se trata de vivir una buena experiencia y de liberarte, así que ten siempre claro ese objetivo.

Si todo marcha bien, es posible que en el futuro cercano se repita, lo que podría considerarse todo un éxito. En caso de que sea un fracaso, podrás analizar más tarde qué es lo que no ha salido bien para depurarlo la próxima vez. Pero recuerda que nunca debes sentirte mal por haberlo hecho, y que de todas las experiencias se aprende en la vida.

Y ¿tú? ¿Has tenido sexo en la primera cita alguna vez o estás pensando en tenerlo? Puedes dejarnos un comentario con tu experiencia, o preguntas concretas si necesitas que te ayudemos a decidirte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.