Cuál es la importancia del orgasmo en las relaciones sexuales

 

Es algo socialmente aceptado que cualquier relación sexual debe desembocar en un orgasmo para ser satisfactoria. Sin embargo, la realidad es que existe un amplio porcentaje de personas que no logran llegar al orgasmo durante el sexo. Llegando en muchos casos a fingirlo o a frustrarse por esa circunstancia. ¿Cuál es realmente la importancia del orgasmo en las relaciones sexuales? En este artículo arrojamos luz sobre un tema que todavía genera muchas dudas y que sigue siendo tabú a pesar de todo lo que ha avanzado la sociedad en cuanto a la sexualidad.  

Qué es el orgasmo 

El orgasmo se define como una explosión máxima de placer que se obtiene tras la estimulación de los órganos sexuales. Es una sensación de liberación y bienestar que dura unos segundos y que genera espasmos musculares de diversa intensidad. A nivel cerebral, el orgasmo provoca la creación de endorfinas, por lo que la sensación placentera se obtiene a todos los niveles.  

Es algo diferente para los hombres y para las mujeres, aunque en ambos casos se dan características similares, como el aumento de la presión sanguínea y del ritmo cardiaco, además de una respiración más agitada. Tras el orgasmo, el cuerpo alcanza un estado máximo de relajación y normalización que incluso puede llevar a la somnolencia.  

El orgasmo: objetivo o consecuencia 

Uno de los errores más habituales en las personas es centrar todos sus esfuerzos dentro de la relación sexual en conseguir el orgasmo. Cuando el orgasmo no debería ser el fin último de la intimidad sexual. Llegar al orgasmo depende de muchas cuestiones, y cada relación sexual es diferente. La excitación del momento, los pensamientos, o incluso el estado de ánimo pueden llevar o no a experimentar un orgasmo.  

Además, preocuparse demasiado por lograr el orgasmo impide disfrutar de todo el proceso de la manera adecuada. Lo que puede generar ansiedad y frustración en la pareja. Ni siquiera se debe considerar el orgasmo como el fin del encuentro, ya que no hay ninguna norma que diga que no se pueden seguir manteniendo relaciones tras el orgasmo.  

En resumen, la importancia del orgasmo es relativa, y no debería ser el objetivo de las relaciones sexuales, sino una consecuencia de un momento de intimidad y placer entre dos personas. Donde cada momento tiene su importancia y donde se debe disfrutar de todo el proceso.  

Sexo sin orgasmos 

Es posible tener sexo sin llegar al orgasmo, lo que se conoce como anorgasmia. Y también puede practicarse un tipo de sexo en el que el objetivo que se busca es precisamente no llegar al orgasmo o retrasarlo lo máximo posible. En ambos casos la situación es similar, aunque la segunda es voluntaria y la primera es involuntaria.  

Anorgasmia 

La anorgasmia es la dificultad o imposibilidad de experimentar un orgasmo. Puede ocurrir tanto a hombres como a mujeres, pero es mucho más habitual en las segundas. La mayoría de los casos de anorgasmia se producen por causas emocionales o psicológicas. Sobre todo por la presión y las expectativas generadas en torno a la importancia del orgasmo dentro de una relación sexual.  

Las soluciones para este problema pueden ser diversas, pero una vez más, todo parte de disfrutar del sexo como un todo y no como un mero camino para conseguir el orgasmo. 

Método Karezza 

Por otro lado, destaca el método karezza, una técnica sexual que pretende evitar el orgasmo y relacionarse sexualmente en pareja de una manera más íntima. A través de este método, se busca reforzar los vínculos afectivos de la pareja, prolongar el placer y disfrutar de la sensualidad sin que se vea influenciada por la importancia del orgasmo. 

Se basa en las caricias como forma de comunicación entre ambas partes, donde la clave es el tiempo y la eliminación de cualquier tipo de presión por llegar al orgasmo. Los besos, los masajes, mirarse a los ojos y el sexo oral juegan un papel determinante en este método. Según los estudios, por esta vía se consigue un tipo de placer diferente donde la emoción toma el protagonismo.   

Beneficios del orgasmo en la salud 

En todo caso, no se trata de evitar el orgasmo, sino de alcanzarlo de una forma saludable y placentera. Sin obsesiones ni presiones. Y es que el orgasmo tiene muchos beneficios para la salud además del puramente placentero.  

Para empezar, los orgasmos mejoran el estado anímico de las personas. Es más fácil estar de buen humor y de estarlo con el resto de las personas. Incluso facilita la concentración a la hora de realizar tareas laborales o personales. Esto se une a la disminución del estrés y de la ansiedad, además de la mejora de autoestima. Por lo que los beneficios a nivel interno son muchos y la importancia del orgasmo en la salud muy alta. 

Por otro lado, también el organismo se beneficia del orgasmo. La salud cardíaca es más fuerte gracias al cambio de presión que se experimenta durante el orgasmo. También se libera energía y tensiones acumuladas, lo que permite un mejor descanso a la hora de dormir. Incluso se ha demostrado que el sistema inmunológico se fortalece, y esto es debido a que tras las relaciones sexuales aumenta la producción de inmunoglobulina A.  

Tiene incluso efectos que mejoran la memoria y como analgésico natural para determinados dolores, sobre todo en lo referente a dolores de cabeza. Y eso sin contar que libera endorfinas, la conocida hormona de la felicidad, por lo que tras el orgasmo lo habitual es sentirse más feliz.  

Pasos para conseguir un orgasmo 

Cada persona puede seguir su propio proceso para conseguir y disfrutar de un orgasmo. Sin embargo, hay algunos consejos que por lo general funcionan en todo el mundo. Como primer paso, es importante eliminar los pensamientos negativos y las preocupaciones de la mente. Evitar cualquier tipo de presión e inseguridad y no preocuparse por el tiempo. 

El diálogo con la pareja es otra de las claves para lograr el objetivo pretendido durante el sexo. Comunicarse es algo básico para conocer los gustos de la otra persona y para conseguir llegar al punto máximo de excitación.  

También se recomienda el uso de otros elementos, como juguetes sexuales, lubricantes, etc., que hagan diferente la experiencia y que ayuden a conseguir nuevas sensaciones. Si quieres conocer el mayor catálogo de juguetes sexuales, no dudes en visitarnos.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.