Disfraces eróticos
Lo divertido de los disfraces eróticos

Desde tiempos remotos los disfraces eróticos han desempeñado un papel importante en el juego de la seducción. Hombres y mujeres han ido evolucionando dependiendo de los gustos del sexo opuesto.

Pasión, idilio, amor son algunos de los términos utilizados para describir la sensación de éxtasis. Euforia, felicidad o arrebato. Casi todo el mundo experimenta de algún modo en algún momento de su vida al describir una experiencia sexual.

Actualmente el recato es algo que ha quedado en el pasado. Cuando a las mujeres se les enseñaba a no dar lugar a acercamientos sexuales. Ni a ceder ante las fantasías. Tanto era así, que el éxito de un hombre radicaba en la pasividad de la esposa. Daba por supuesto que la mujer no tenía necesidades sexuales.

Por suerte, el amor puede ser un magnífico viaje en una montaña rusa que toma desprevenido a más de uno.

¿Cómo se comporta el cerebro masculino ante el atractivo de una mujer?

No cabe duda que la vista predomina en este tipo de reacción. La imagen de una mujer atractiva hace que el cerebro del hombre piense de forma más o menos instintiva. Una necesidad primitiva relacionada con el sexo. Por esto o en parte quedan bloqueados todos los tipos de juicios morales y racionales. Produciéndose el amor a primera vista. Las culpables de estas conductas son las hormonas que se liberan en grandes cantidades.

¿Cómo se comporta el cerebro femenino ante el atractivo de un hombre?

Actualmente la desinhibición del sexo femenino lograda ante la igualdad de roles en la sociedad. Hace que la imagen de un hombre atractivo, despierte el cerebro primitivo lleno de necesidades básicas. Se comparten en ambos sexos.

¿Por qué el deseo no perdura?

Se necesita algo más que un coctel de hormonas en la sangre para mantener una relación duradera.

Los medios de comunicación han creado en hombres y mujeres expectativas poco reales. En cuanto a la duración de las parejas, manteniendo siempre patrones imposibles. En cuanto a los aspectos físicos de los mismos.

Fantasías sexuales

Se sabe que los hombres fantasean más que las mujeres durante el acto sexual. Ellos piensan en más de una pareja, nuevas y diferentes posiciones, cuerpos desnudos. Mujeres ansiosas, juegos previos prolongados. Esta es la receta perfecta para un hombre.

Las mujeres del siglo XXI tienen nuevas necesidades. Adaptadas a su vida dinámica, no solo en el papel de madres, trabajadoras o de esposas. El estrés hace que sean exigentes con sus parejas a la hora de compartir sus deseos sexuales. No basta la rutina de todos los días. Hace falta innovar para no cansarse del mismo plato. Incluso si es consentido por ambas partes, hasta las aventuras son aconsejables.

Es por esto que los disfraces eróticos cobran especial importancia. Bien para salir de la rutina después de varios años de relación. O sencillamente como un elemento sorpresa en un día especial para la pareja.

¿Por qué las parejas son infieles?

Es una mezcla de ingredientes. Pérdida de atracción por la pareja, falta de comunicación, esposa más preocupada por la familia e hijos. Fuerte seducción de otra mujer, necesidad de más y mejor sexo. Falta de atención de la pareja, necesidad de escapar de la rutina.

¿Cómo recuperar el deseo en la pareja?

Sorprenda a su pareja con un disfraz erótico, con algo arriesgado, puede ser una excelente idea. Echa un vistazo a nuestro sex-shop aquí.

El sentido con mayor alcance es la vista, y a través de ella se realizan los primeros contactos. Por eso resulta tan importante llevar una vestimenta adecuada para cada ocasión. Ésta puede facilitar mucho el inicio de la seducción. Esto explica el auge de ropa femenina en un sex-shop.

¿Por qué se pierde la pasión?

La pasión es un sentimiento muy intenso que domina la voluntad. Puede perturbar la razón, se confunde con el sentimiento de amor muy intenso manifestado con gran deseo sexual. Implica grandes emociones, pero no implica tomar decisiones.

Las pasiones son más duraderas que las emociones. Pueden durar días, una semana, a veces más. Pero son mucho más fuertes que las emociones. Ya que influyen sobre el pensamiento y la voluntad.

El deseo sexual tiene su motor principal en la fantasía. Cuanto más fantaseemos y pensamientos eróticos tengamos mayor será nuestra libido. Basta con enamorarse o sentir atracción por alguien para que nazca el deseo. Otra cosa es mantenerlo en el tiempo, mantener la pasión viva. Para eso no basta con quererse, hay que salvar la monotonía.

 

Lo divertido de usar disfraces eróticos

No es nuevo el uso de diversos accesorios para disfrutar del erotismo y por tanto del sexo, se puede decir que actualmente las personas comienzan a ver estos productos de una manera mucho más normal. Poco a poco se va perdiendo el tabú de que si una relación sexual es normal no necesita de estos productos.

Disfrazarse es tomar un papel que no es tuyo, por lo que cuando lo asumes, te das el permiso de hacer muchas cosas que tenías ocultas detrás de tu personalidad. Es lo que no haces cotidianamente y que probablemente te gustaría hacer.

Los disfraces eróticos, surgen de la fantasía y necesidad oculta de uno de los integrantes de la pareja. Se puede dar el caso que uno de los dos sea muy pasivo y quiera en algún momento ser el que domine la relación, en este caso un disfraz erótico de autoridad sería el más indicado.

Aquí lo más importante es comunicarle a la otra persona la necesidad que se tiene de intentar este tipo de terapia o juego de pareja. A veces por pena o miedo al rechazo no se atreven a decírselo, dando como resultado la monotonía, falta de confianza etc.

La utilización de un disfraz erótico para satisfacer una fantasía podría ser divertida siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo, el consenso de cuándo, cómo y dónde es fundamental. Pero podría suceder que una de las dos partes quiera y la otra no, en este caso la necesidad quedaría insatisfecha y comenzaría el desequilibrio en la pareja.

 

La rutina de la pareja

Cuando en la pareja entra en un estado de rutina hay que buscar alternativas sexuales. Sabido es por todos nosotros que cuando llevas cierto tiempo conviviendo, las cosas comienzan a tornarse un poco más aburridas.

El sexo ha dejado de ser un tabú, las parejas buscan nuevas formas para dar más emoción a su vida sexual. Los disfraces eróticos permiten jugar antes de hacer el amor y sirven para excitar tanto a hombres como mujeres gracias a la multitud de ideas sugestivas que se encuentran en el mercado

Atreverse con algo nuevo “los juegos de roles en la cama” resultaran más sencillos si vienen en compañía de un disfraz erótico, es una idea que casi siempre funciona. Este recurso no es utilizado únicamente por las femeninas, también los hombres lo utilizan sin ningún tipo de complejo.

Tener una mente abierta, olvidarse de lo aprendido, olvidarse de la creencia que el placer ha de manifestarse de manera natural o sin esfuerzo, explorar tu cuerpo y el de tu pareja y comenzar a jugar, hará que descubras la pasión perdida por tu pareja.

Los disfraces eróticos son atuendos sensuales y sugestivos con los cuales uno de los integrantes de la pareja encarna un personaje. Ayudando a darle variedad y picardía a la vida sexual de la pareja. Estimula la imaginación de quien lo usa, dejando salir nuestros propios límites sexuales.

Seguramente al principio la pareja se sentirá extraña, casi ridícula, pero el encuentro terminará siendo divertido e inolvidable, olvidándose de la timidez y los prejuicios, dando rienda suelta a la imaginación y al disfrute sexual.

 

Tipos de disfraces eróticos

Imagínese con alguno de estos disfraces eróticos.

Disfraz erótico de estudiante atrevida

Este disfraz es muy típico. Se presenta en todas las películas eróticas con chicas estudiantes que acuden a su instituto educativo y tontean con el profesor. Son muy populares y excitan a millones de hombres en el mundo entero. Las medias, la minifalda, la camisa, la corbata y las gafas conforman un conjunto muy sexy que suele ser una buena opción a la hora de comprar un disfraz de este tipo.

 

La fantasía deberá ser interpretada y vivida por la pareja de manera divertida y estimulante, recordando tal vez alguna travesura de jóvenes.

 

Disfraz erótico de Doncella

A qué chica no le gustaría encarnar este personaje, con un traje super corto y sugerente que deja ver todos los encantos de su cuerpo. La idea de este traje es coquetearle al compañero con una historia que sea capaz de incitarle.

El solo hecho de presentarse delante de él e inclinarse levemente hará que ese cerebro pierda el control sin prejuicios de ningún tipo.

 

Disfraz erótico de policía

La justicia y el orden impartidos con carácter y autoridad, suelen excitar a muchos hombres. Este disfraz es muy solicitado por las chicas, su rol es fácil y atractivo de interpretar, llevándolo al tema sexual. Tú impondrás las reglas en la habitación, en ese ratito de pasión y si tu pareja no las cumple, piensa en las consecuencias. ¿Qué hombre se resistiría a una autoridad así?

 

Disfraz erótico de enfermera de urgencias

Es todo un atuendo sexy, divertido con todos los atuendos que tiene, el papel o rol es muy interactivo. Este disfraz te da la oportunidad de adoptar un papel activo o pasivo, piensa cuál es el que más te conviene. Puedes llegar a palpar el cuerpo de tu acompañante, imagínate con el paciente, tratando de reanimarlo y al final, él en agradecimiento llega al éxtasis contigo.

El uso de los disfraces eróticos, aunque no lo creas aviva la pasión de la pareja de una manera diferente, rompiendo todo tipo de patrones, calentando el ambiente solo con una mirada. En el juego que se plantea durante nuestra intimidad, solo tú y tu pareja pones los límites.

Superar lo que en un principio nos da vergüenza de manos de tu pareja, nos ayudará a generar una mayor confianza y será un punto de unión entre los dos. El secreto de utilizar el disfraz erótico, es permitirnos ser otros, dejando salir a personajes que tenemos en nuestro yo interno y decidimos y realizamos cosas a las que no nos damos permiso frecuentemente.

Es increíble todo lo que se puede lograr con un cambio en la rutina de la pareja, no quedarse estancados es la clave del éxito. Son etapas en la vida de la pareja que se superaran dependiendo del vínculo de la misma. El tiempo y el espacio del que dispone una pareja está en constante cambio, por lo tanto, su deseo e instinto también lo estará. Pero si la pareja es capaz de superar esos momentos, su ciclo sexual no tendrá fin y su relación se reinventará de forma constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.