como saber si tuve un orgasmo

Cómo saber si has tenido un orgasmo

Cómo saber si has tenido un orgasmo

Incluso entre las personas más experimentadas en relaciones sexuales, existen dudas acerca del orgasmo. Parece que todo el mundo cree saber lo que es, pero a la hora de la verdad, no está tan claro que todas las personas que tienen relacionen sexuales sepan identificarlo correctamente. En este artículo te enseñaremos cómo saber si has tenido un orgasmo y responderemos las preguntas más habituales sobre la máxima expresión del placer.

Qué es un orgasmo

Antes de nada, conviene definir exactamente qué es un orgasmo. El orgasmo es una sensación máxima de placer que se obtiene al descargar de forma repentina e involuntaria toda la tensión sexual acumulada durante una relación sexual, ya sea en soledad o en compañía.

Se caracteriza por una respuesta corporal involuntaria y placentera en la que a menudo aparecen contracciones musculares en la zona pélvica y espasmos por todo el cuerpo. Además de movimientos y sonidos que pueden ser más o menos eufóricos dependiendo de cada persona.

El orgasmo se obtiene como parte de la estimulación física de los órganos sexuales masculinos y femeninos, concretamente el pene y el clítoris. Y tiene como punto en común la experiencia placentera que culmina en un estado de relajación máxima a nivel corporal y mental. Aunque cada persona lo siente de una manera única y personal.

Tipos de orgasmo

En el caso de los hombres, solo es posible hablar de un tipo de orgasmo, generalmente acompañado de eyaculación, aunque no siempre es así. En casos puntuales pueden darse orgasmos sin eyaculación, o con eyaculación retardada; o eyaculación sin orgasmo, lo que se conoce como anorgasmia. Lo que se repite en todas las situaciones es que el hombre debe pasar por un periodo de reposo tras el orgasmo o la eyaculación antes de poder tener relaciones sexuales de nuevo.

En cuanto a las mujeres, el abanico de opciones es mucho más amplio. Y es que, la sexualidad femenina es más compleja que la masculina y requiere de una estimulación diferente y, por lo general, durante más tiempo. Esto quiere decir que no existe un único camino para conseguir el orgasmo en una mujer. Y que es conveniente conocer los diferentes tipos de orgasmos femeninos para conocer cómo hacer que una mujer llegue al clímax.

Orgasmo clitoriano

El más conocido y fácil de conseguir en la mayoría de mujeres. La estimulación en este punto de placer femenino es muy sencilla y a menudo efectiva. Las caricias y estimulación en el clítoris implican placer con o sin la consecución del orgasmo, de ahí que resulte tan recomendable esta práctica sexual en soledad o en compañía.

Orgasmo vaginal

Por su parte, este tipo de orgasmo es difícil de alcanzar, y no todas las mujeres llegan a experimentarlo. La clave se encuentra en la estimulación del punto G, algo que se puede conseguir con la mano o con la penetración. Probar diferentes posturas y formas de estimulación es lo más aconsejable para lograr el orgasmo vaginal o, al menos, una experiencia placentera e intensa.

Orgasmo mixto

Este tipo de orgasmo se consigue combinando los dos anteriores. Tampoco es fácil de obtener, pero la experimentación de placer en este caso se puede definir como máxima, de ahí que sea interesante al menos intentarlo con decisión.

Cómo saber si has tenido un orgasmo

Es necesario recalcar nuevamente que cada persona puede experimentar el orgasmo de múltiples maneras, con mayor o menor intensidad, o con más o menos placer. Sin embargo, existen ciertos patrones que se repiten dentro del orgasmo, lo que facilita el reconocerlo. Científicamente, el orgasmo tiene lugar cuando el cuerpo reduce de golpe la presión sanguínea tras haberla aumentado por un periodo de tiempo más o menos largo. Para llegar a esa liberación, son cuatro los pasos que se pueden identificar en el cuerpo:

  • Excitación. Es el primer paso que surge tanto de la excitación propia como de la estimulación del clítoris. El juego es clave en este punto para conseguir la máxima excitación. Y es que, a mayor excitación, más fácil es conseguir posteriormente el orgasmo.
  • Tensión muscular. A través de la estimulación y excitación, los músculos se cargan de tensión y de presión sanguínea hasta su punto máximo. Los movimientos naturales del cuerpo ayudan a conseguir ese punto máximo, al igual que la liberación de la mente.
  • Experiencia de placer. Toda la tensión y presión acumuladas se liberan en una descarga de placer de gran intensidad, aunque las sensaciones concretas difieren para cada mujer, por lo que no hay que perseguir ninguna sensación concreta. Simplemente es aconsejable dejarse llevar por un momento agradable y potenciarlo todo lo posible.
  • Relajación. Después de la liberación y del orgasmo como tal, el cuerpo queda en un estado de relajación completo, al igual que la mente. Es posible incluso experimentar somnolencia y agotamiento, pero siempre como parte de una sensación placentera.

Consejos para aumentar las posibilidades de tener un orgasmo

Si todavía te preguntas cómo saber si tuve un orgasmo, quizá deberías tener en cuenta que lo importante en el sexo es disfrutar y sentir placer más allá del orgasmo. No obstante, te dejamos algunos consejos que puedes poner en práctica para que te resulte más fácil llegar al clímax.

Aumentar la excitación antes de la estimulación

Es complicado llegar al orgasmo únicamente a través de la estimulación directa, especialmente en el caso de las mujeres. Por eso, los juegos preliminares y el aumento de la excitación mediante palabras, caricias más allá de los genitales, etc.

Liberar la mente

Dejarse llevar a todos los niveles es la mejor manera de aumentar el placer durante el sexo. Procura desinhibirte física y mentalmente tanto en soledad como con tu pareja, y verás cómo el orgasmo hace su aparición con más frecuencia e intensidad.

Contracción muscular voluntaria

También puedes ayudarte de algunos ejercicios para aumentar la tensión sexual, lo que facilita el orgasmo. Al igual que el control de la respiración durante la estimulación física. Aunque no conviene centrarse demasiado en estos puntos si eso evita el disfrute de la situación.

Uso de elementos externos

El camino hacia el orgasmo comienza en la autoexploración y el conocimiento del propio cuerpo. Y también mediante la innovación y las diferentes prácticas dentro de la pareja. El uso de elementos externos como productos afrodisíacos, juguetes sexuales o juegos eróticos puede ayudar a aumentar la excitación y a experimentar nuevas cotas de placer. Ahora que ya sabes cómo saber si has tenido un orgasmo, no pierdas tiempo y comienza a poner en práctica todo lo aprendido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.